fbpx

La meditación taoísta de «Los 6 sonidos curativos» es una práctica milenaria en la cual se utiliza una serie de sonidos (como si fueran mantras), pronunciados de una formar específica, para que los órganos del cuerpo vibren en la frecuencia adecuada que los mantiene en armonía, deshaciendo bloqueos energéticos y liberando el estrés.

Es una sencilla pero poderosa meditación que normalmente se practica sentados en una silla, aunque también se pueden hacer de pie. Cada uno de los sonidos se acompaña de un movimiento específico que ayuda a activar el órgano asociado y sus meridianos de acupuntura correspondientes; además, se utiliza la visualización de colores correspondientes a cada órgano.

De acuerdo a las teorías de la Medicina Tradicional China y el Taoísmo, las emociones negativas se acumulan en los órganos internos del cuerpo, por ejemplo, el miedo en los riñones (de ahí la expresión, basada en la realidad, de «orinarse de miedo»). Estas emociones negativas dañan los órganos y provocan bloqueos energéticos; y de igual modo, un daño en los órganos internos puede provocar un desequilibrio de las emociones asociadas a dichos órganos. Esta meditación se considera una práctica de «alquimia interna» puesto que su objetivo es liberar esas emociones negativas y transformarlas (transmutarlas) en emociones positivas.

En el siguiente gráfico podemos ver los 6 sonidos curativos, junto con la postura a utilizar y el color a visualizar:

 

Para pronunciar correctamente cada sonido se debe colocar los labios y los dientes de una forma específica, que podemos ver en este gráfico:

 

 

Cualquier momento del día es bueno para hacer esta práctica, aunque realizarla a última hora del día tiene el efecto positivo extra de permitir, gracias a liberar el estrés y las emociones negativas, ir a dormir mucho más ligeros y armonizados.